galaxia2

INTRODUCCIÓN ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA

VOLVER A PORTADA

HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

SISTEMA SOLAR INTERNO

SISTEMA SOLAR EXTERNO

EL SOL Y LAS ESTRELLAS

FIN DE LAS ESTRELLAS MASIVAS

LA VÍA LÁCTEA

LAS GALAXIAS

EL UNIVERSO

EL BIG BANG

LOS PLANETAS Y LA VIDA

IMÁGENES ASTRONOMÍA

 

EL SISTEMA SOLAR INTERNO

La exploración de la Luna

 

La exploración de la Luna

La Luna, en el curso de las últimas décadas ha sido visitada por numerosas sondas espaciales. La primera, Lunik 1 (Luna 1), fue soviética y rozó nuestro satélite a una distancia de 6000 kilómetros, en 1959. Fue seguida por otras numerosas sondas, Luna, Zond o Ranger en los años 60. En particular, la sonda Luna 3 fue la primera, en 1959, en enviarnos imágenes de la cara oculta de la Luna.

La primera unidad en posarse con suavidad sobre la superficie fue Luna 9 en 1966, seguida rápidamente por otras sondas Luna y por las sondas americanas Surveyor. La primera sonda en ponerse en órbita fue Luna 10, en 1966, rápidamente imitada por las sondas americanas Lunar Orbiter (‘orbitador lunar’) que cartografiaron nuestro satélite.

 

Aldrin_Apollo_11_original

 

Descripción: el astronauta Buzz Aldrin, piloto del módulo lunar, camina sobre la superficie de la Luna cerca de la pata del módulo lunar (LM) Eagle durante el paseo lunar del Apolo 11 (EVA). El astronauta Neil A. Armstrong, comandante, tomó esta fotografía con una cámara de 70mm. Mientras los astronautas Armstrong y Aldrin descendieron en el módulo lunar (LM) Eagle para explorar la región del Mar de la Tranquilidad, el astronauta Michael Collins, piloto del módulo de mando, se quedó con los módulos de mando y servicio (CSM) Columbia en la órbita lunar.
Esta es la fotografía original, tomada por Armstrong. En algunas versiones muy difundidas en los medios, se hicieron dos retoques: una pequeña rotación para alinear al astronauta verticalmente, y un agregado de cielo negro en la parte superior; esto último se comprueba observando que la fotografía original incluye el comienzo de una antena sobre el casco de Aldrin, que queda recortada cerca de su base. Véase una explicación completa del trucaje, con ilustraciones, en el Diario del Apolo sobre la superficie lunar. Crédito: NASA

 

El punto culminante de la exploración lunar fue, por supuesto, la llegada del hombre, el 20 de julio de 1969, durante la misión Apolo 11. En total, seis misiones habitadas se posaron sobre la superficie de la Luna entre 1969 y 1972. Estas misiones tenían ante todo un carácter simbólico y político en esta época de guerra fría, pero también fueron la oportunidad de numerosas experiencias, en particular sobre la atmósfera lunar, su campo magnético, su estructura interna o el viento solar.

Estas seis misiones también permitieron la recogida de rocas lunares que se trajeron a la Tierra para su análisis. Tengamos en cuenta que otras rocas también fueron traídas a la Tierra por sondas automáticas soviéticas, en particular Luna 24 que fue la última sonda lunar de los años 70.

La penúltima visita de la Luna se remonta a 1994 con la misión Clementine. Esta sonda, una colaboración entre la NASA e instituciones militares, pasó dos meses en órbita alrededor de nuestro satélite. Tomó en particular imágenes de la superficie lunar en 4 longitudes de onda y efectuó medidas altimétricas por láser.

Estas observaciones permitieron establecer una carta mineralógica de la superficie lunar, así como una carta topográfica. Un problema de ordenador desgraciadamente impidió a Clementine cumplir la segunda parte de su misión, el sobrevuelo del asteroide Geógrafo.

La última visita data de 1998 con la misión Lunar Prospector. Esta sonda estuvo en órbita lunar aproximadamente 18 meses, con el objetivo de estudiar la composición de la superficie, medir el campo magnético y analizar las variaciones del campo gravitacional de la Luna.

Uno de los resultados más importantes fue la detección de concentraciones fuertes de hidrógeno en ambos polos, signo de la presencia de cantidades significativas de hielo en algunos cráteres cuyo interior jamás está alumbrado y recalentado por el Sol.

La misión se acabó cuando la sonda fue forzada, de modo deliberado, para estrellarse dentro de un cráter cerca del polo Sur. Los científicos esperaban así provocar la aparición de vapor de agua a partir de posibles capas de hielo, pero las observaciones desde la Tierra no detectaron nada.

 

 

ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA - ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013