El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Israel

 

Ciudad Blanca de Tel-Aviv – El Movimiento Moderno (2003)

 

 

© User:Sambach / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Genérica / Fuente

(Casas estilo Internacional en Yehuda Halevi Street, Tel Aviv)

 

 

© Talmoryair / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Museo Bauhaus, que abrirá sus puertas en la calle Bialik, Tel Aviv.)

 

La Ciudad Blanca  se refiere a un conjunto de más de 4.000 edificios de la Bauhaus o en estilo internacional construidos en Tel Aviv desde los años treinta por arquitectos judíos alemanes que emigraron al Mandato británico en Palestina después de la toma del poder por los Nazis. Tel Aviv tiene el mayor número de edificios en este estilo que ninguna otra ciudad del mundo. En 2003, la Unesco proclamó la Ciudad Blanca de Tel Aviv como un lugar Patrimonio de la Humanidad, como «un ejemplo sobresaliente del planeamiento de una nueva ciudad y su arquitectura a principios del siglo XX». La cita reconoce la adaptación única de las tendencias arquitectónicas internacionales modernas a las tradiciones locales, climáticas y culturales de la ciudad.

Trasfondo histórico
El concepto de una nueva ciudad jardín, que se llamaría Tel Aviv, fue desarrollado sobre las dunas de arena de las afueras de Jaffa en 1909. El urbanista británico Patrick Geddes, que preciamente había trabajado en el planeamiento de Nueva Delhi, recibió el encargo del primer alcalde de Tel Aviv, Meir Dizengoff, para que diseñara un plan maestro para la nueva ciudad, Geddes trabajó desde 1925 hasta 1927 sobre el plan, que fue plenamente aceptado por el Ayuntamiento. La opinión de las las autoridades del Mandato británico parece que fue favorable.

Patrick Geddes diseñó las calles y decidió el tamaño de los bloques y su utilización. Pero no prescribió un estilo arquitectónico concreto para los edificios de la nueva ciudad. Pero para el año 1933, muchos arquitectos judíos de la escuela de la Bauhaus en Alemania como Arieh Sharon, que fue cerrada por los nazis, huyeron al Palestina. Los edificios públicos y residenciales fueron diseñados por estos arquitectos formados en la Bauhaus, quienes se aprovecharon de la ausencia de convenciones arquitectónicas previas para poner en práctica los principios de la Bauhaus. El estilo Bauhaus, con su énfasis en la funcionalidad y los materiales arquitectónicos asequibles, se percibió como un ideal en Tel Aviv.

Adaptación al clima local
Sin embargo, la arquitectura tuvo que adaptarse para encajar con las características del clima desértico y mediterráneo. El blanco y los colores claros reflejan el calor. Los muros no sólo proporcionan privacidad sino que además protegen del sol. Amplias zonas de cristal que permiten entrar la luz, un elemento clave del estilo Bauhaus en Europa, fueron reemplazadas con pequeñas ventanas retranqueadas que limitan el calor y el resplandor. Largos balcones estrechos, cada uno sombreado por el balcón que queda encima, permite a los residentes captar la brisa que sopla desde el mar al oeste. Los tejados inclinados fueron reemplazados por tejados planos, proporcionando una zona común donde los residentes podían socializar en el frescor de la tarde.

Más tarde, los edificios se alzaron sobre pilares, que permitieron al viento soplar por debajo de los apartamentos, así como proporcionar un área de juegos para los niños.

El estilo de la arquitectura y métodos de construcción usados en los cientos de nuevos edificios pasaron a definir el carácter de la ciudad moderna. La mayoría de los edificios eran de hormigón, y en el verano eran insoportablemente cálidos a pesar de sus rasgos de diseño innovador. Los residentes de Tel Aviv salían a la calle en las tardes, frecuentando los numerosos parquecillos entre los edificios y el creciente número de cafeterías, donde podían disfrutar del aire de la tarde. Esta tradición continúa en la sociedad de café de esta ciudad hoy en día.

Los bloques de apartamentos proporcionaron una variedad de servicios como cuidado de niños, servicios postales, almacén y lavandería dentro de los propios edificios. Además, teniendo una conexión con la tierra se veía como algo extremadamente importante, así que se animaba a los residentes a cultivar sus propias hortalizas en una parcela de terreno reservada cerca o detrás del edificio. Esto creó una sensación de comunidad a los residentes, quienes eran en su mayoría personas desplazadas de diferentes culturas y orígenes.

Planes de conservación
Muchos edificios de esta época, algunos clásicos arquitectónicos, han sido descuidados hasta quedar en ruinas, y antes de aprobarse la legislación, algunos se demolieron. Sin embargo, de los 4.000 edificios originales, algunos se han reformado y al menos 1.500 más está previsto que se conserven y restauren.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_Blanca_de_Tel_Aviv

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013