El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Francia

 

Catedral de Notre-Dame, antigua abadía de Saint-Remi y palacio de Tau en Reims (1991)

 

 

© Ludo / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(La catedral de Reims y el Palacio de Tau)

 

La Catedral de Nuestra Señora de Reims (en francés: Cathédrale Notre-Dame de Reims), es una catedral de culto católico romano bajo la advocación de Nuestra Señora, la Virgen María en la ciudad de Reims, en el departamento de Marne, en Francia, al noreste del país, a unos 160 km de la capital estatal, París, es la cabeza de la diócesis de Reims.

Construida en el siglo XIII, después de las catedrales de París y de Chartres, pero antes de las catedrales de Estrasburgo, Amiens y Beauvais. Es uno de los edificios góticos de mayor importancia en Francia, tanto por su extraordinaria arquitectura como por su riquísima estatuaria. En 1991, fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La Catedral de Reims era, en el Antiguo Régimen, el lugar de la consagración de los monarcas de Francia. El último Rey coronado fue Carlos X, el 28 de mayo de 1825.

Historia
En el siglo V, el obispo san Nicasio levantó una primera catedral sobre antiguas termas romanas. Dedicado ya a la Virgen María, este edificio fue el escenario del bautizo de Clodoveo (498), consagrado por el arzobispo San Remigio. En 816, el hijo de Carlomagno, Ludovico Pío elige Reims para ser consagrado emperador. El prestigio del santo óleo y la potencia política de los arzobispos de Reims llevaron a establecer definitivamente el lugar de la consagración real en Reims, a partir del reinado de Enrique I (1031-1060).

El 6 de mayo de 1211, el arzobispo de Reims Aubry de Humbert inicia la construcción de la nueva catedral de Reims (el edificio actual), destinada a sustituir la catedral carolingia, destruida por un incendio en el año anterior. Se sucedieron en las obras cuatro arquitectos (Jean d'Orbais, Jean-le-Loup, Gaucher de Reims y Bernard de Soissons), y en 1275 ya estaba el grueso de las obras terminado. La catedral, pues, estaba acabada para finales del siglo XIII, con la excepción de la fachada occidental. Esa sección se construyó en el siglo XIV, a partir de los diseños del siglo XIII[1] —la nave central mientras tanto se había alargado para abrir espacio para las muchedumbres que acudía a las coronaciones. Las torres, de 81 metros de alto, se diseñaron en principio para alcanzar los 120 metros. La torre meridional tiene dos grandes campanas; una de ellas, a la que se llama «Charlotte» por Carlos, cardenal de Lorena en 1570, pesa más de 10.000 kilos.

En 1875 la Asamblea Nacional Francesa proporcionó fondos para reparar la fachada y las balaustradas. La fachada es la parte más destacada del edificio, y una de las grandes obras maestras de la Edad Media.

La catedral de Reims fue calificada de «mártir» después de la Primera Guerra Mundial por ser bombardeada por los alemanes, que veían en ella un símbolo nacional de Francia. Un andamio dejado en la torre norte se incendió, lo que permitió que el incendio se propagase por todo el armazón. Se fundió todo el plomo de la techumbre y se vertió por las gárgolas. Lo recogieron los vecinos quienes lo restituyeron después del conflicto.

Los trabajos de restauración comenzaron en 1919, bajo la dirección de Henri Deneux, nacido en Reims y arquitecto jefe de Monuments Historiques; la catedral se volvió a abrir en 1938, gracias en parte al apoyo financiero del mecenas estadounidense de los Rockefeller, pero desde entonces los trabajos han continuado sin cesar.

El armazón de madera destruido fue sustituido por una estructura más ligera e ininflamable, constituida de pequeños elementos de cemento armado, unidos por chavetas de roble para garantizar la flexibilidad del conjunto.

El número de las estatuas (2303) es impresionante y supera al de todas las otras catedrales europeas. Incluso la fachada interior resulta ornada de figuras esculpidas, entre ellas la famosa «comunión del caballero».

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Reims

 

 

© Tango7174 / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(La basílica de Saint-Remi en Reims, Francia)

 

 

© Mattis / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Interior de la Basílica de Saint-Remi (la Basílica de San Remigio), Reims, Francia)

 

La Basílica de Saint-Remi es una abadía en Reims, Francia, fundada en el siglo VI. Desde 553 ha conservado las reliquias de San Remigio, un obispo de Reims que convirtió a Clodoveo, Rey de los Francos, a la Cristiandad en la Navidad del 496, después de haber vencido a los alamanes en la Batalla de Tolbiac.

La actual basílica era una iglesia abacial; fue consagrada por el Papa León IX en 1049. La nave y los transeptos del siglo XI, en estilo románico, son los más antiguos; la fachada del transepto meridional es lo más reciente.

La Basílica de Saint-Remi, junto a la catedral de Notre-Dame de Reims y el Palacio de Tau, se convirtió en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1991.

Historia
Los oscuros orígenes de la gran abadía de Reims se encuentran en una pequeña capilla del siglo VI dedicada a San Cristóbal, y su éxito se fundó en la adquisición de las reliquias de San Remigio en 553: con posterioridad las donaciones de los creyentes abundaron. Al llegar al siglo IX la abadía poseía cerca de setecientos dominios y quizá era la más ricamente dotada de Francia. Parece probable que sacerdotes secualres fueran los primeros guardianes de las reliquias, pero les sucedieron los benedictinos. Dende 780 a 945 los arzobispos de Reims sirvieron como sus abades. En esta abadía recibió Carlomagno al papa León III.

En 1005 el abad Aviardo emprendió la tarea de reconstruir la iglesia de Saint-Remi y durante veinte años el trabajo fue desarrollándose ininterrumpidamente, antes de que la bóveda se derrumbara, sin duda por insuficiencia de contrafuertes. El abad teodorico erigió la magnífica basílica que se conserva que el papa León IX consagró en 1049 y a la que se concedieron numerosos privilegios. La biblioteca de la abadía y sus escuelas tuvieron tan alta reputación que el papa Alejandro III escribió una carta de recomendación al abad Pedro, que sobrevive.

Los arzobispos de Reims y varios príncipes, Carloman, hermano de Carlomagno, Enrique de Orleáns († alrededor de 1653), y los reyes Luis IV de Francia y Lotario fueron enterrados en el monasterio.

Entre los ilustres abades posteriores, todos seleccionados entre la alta nobleza, pueden mencionarse: Enrique de Lorena (1622-1641), quien adscribió la abadía a la Congregación de San Mauro; Jean-Nicolas Colbert (1665), más tarde arzobispo de Ruán; Charles Maurice Le Tellier (1680-1710); y Joseph de Rochechouart, nombrado abad por el rey en 1745.

Sufrió daños durante la Revolución francesa de 1789. El siglo XIX vio la reconstrucción de la torre norte y de lo alto de la fachada, a partir del rosetón, las bóvedas de la nave fueron reemplazadas por falsas bóvedas en madera, así como la elevación de un nuevo mausoleo. Con ocasión del 14.º centario del bautismo de Clodoveo, en 1896, se realizó la caja en bronce dorado cerrado en el mausoleo. Se rehicieron «la corona de luz», símbolo de la Jerusalén celeste y por lo tanto las 96 bujías que evocan la duración de la vida de san Remigio.

El 1 de agosto de 1918 se lanzaron obuses alemanes sobre la basílica, el techo se incendió y se fundió, las falsas bóvedas en madera y yeso quedaron aplastadas a todo lo largo de la nave y una parte del crucero. Las paredes quedaron perforadas, el suelo cubierto de ruinas y sólo quedaban las transmisiones del órgano Brisset. Fue en 2000 cuando la basílica se vio dotada de nuevo de un gran órgano del fabricante de órganos Bertrand Cattiaux. Los daños se vieron empeorados por las inclemencias del invierno, que desmoronaron los lados meridionales, en abril de 1919, mientras que la lluvia y la tormenta abatieron el frontón septentrional del crucero en 1920.

El papa Juan Pablo II efectuó un viaje a Reims en 1996, para conmemorar el 1.500.º aniversario del bautismo de Clodoveo, primer rey de los francos, por san Remigio.

La basílica celebró en 2007 su milenario.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Basílica_de_Saint-Remi

 

 

© Annesov / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(El Palacio del Tau, Reims, con la Catedral en el lado)

 

El Palacio de Tau (en francés, Palais du Tau) es un palacio arzobispal en Reims, Francia. Se relaciona con los reyes de Francia, cuya coronación tenía lugar en la cercana catedral de Notre-Dame. Junto con la Basílica de Saint-Remi y la catedral de Notre-Dame, se convirtió en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1991.

Una gran villa galorromana aún ocupaba el lugar del palacio en los siglos VI y VII, y más tarde se convirtió en un palacio carolingio. El primer uso documentado del nombre data del año 1131, y proviene de la planta del edificio, que recuerda a la letra «Τ» (tau, en el alfabeto griego). La mayor parte del primer edificio ha desaparecido: la parte más antigua que se conserva es la capilla, del año 1207. El edificio fue ampliamente reformado en estilo gótico entre 1498 y 1509, y modificado hasta su actual apariencia barroca entre 1671 y 1710 por Jules Hardouin-Mansart y Robert de Cotte. Resultó dañado por un incendio el 19 de septiembre de 1914, y no se reparó hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Era la residencia donde permanecían los reyes con ocasión de su coronación. El rey se vestía para la coronación en el palacio, antes de marchar hacia la catedral; después, se celebraba un banquete en el palacio. El primer banquete de coronación documentado celebrado en el palacio fue el de 990, y el último, en 1825. La salle du Tau («sala del Tau»), donde se celebraba el banquete real, alberga una inmensa chimenea que data del siglo XV.

Desde 1972, el palacio de Tau es un museo nacional llamado Musée de l'Œuvre que muestra la estatuaria y las tapicerías de la catedral y, en dos cámaras acorazadas, el Tesoro, que implica, en particular, relicarios y numerosos objetos utilizados con ocasión de la consagración de los reyes de Francia. Entre estos relicarios, se pueden citar el talismán de Carlomagno, regalo del califa Harún al-Rashid. Esta joya en oro, esmeralda, perlas y zafiros conteniendo una espina de la verdadera Cruz, se encontró en el cuello del emperador al exhumársele en 1166.

Recibe alrededor de 100.000 visitantes cada año. Desde el 1 de enero al 30 de junio de 2008, la entrada a la exposición permanente ha sido gratuita.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Palacio_de_Tau

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013