El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Francia

 

Iglesia abacial de Saint-Savin-sur-Gartempe (1983)

 

 

© Remi Jouan / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe)

 

 

© DIRECTMEDIA Publishing GmbH / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

Mural románico del siglo XII (Dios habla a Noé)

 

La abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe, románica, comenzada en el siglo XI, se encuentra situada en la comuna francesa de Saint-Savin del departamento de Vienne, en la antigua provincia del Poitou. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1983, pues alberga un bello conjunto de frescos románicos muy completo, bien conservado y único en Europa.

Historia
La carta fundacional de la abadía desapareció durante las guerras de religión en 1598, por lo que no se conoce con exactitud la fecha de la fundación.

Según la tradición fue en el siglo V cuando dos hermanos, Sabino (Savin) y Cipriano (Ciprien), que huían de Macedonia donde eran perseguidos por cristianos, se reunieron finalmente en las orillas del río Gartempe. Fueron martirizados y decapitados allí. Sabino fue inhumado por los sacerdotes no lejos de la villa actual.

Trescientos años más tarde, al encontrarse las reliquias de los dos mártires en el lugar donde fueron masacrados, Badillus, clérigo del tribunal de Carlomagno, decidió fundar allí una abadía para conservarlas. San Benito de Aniano aplicó la regla de san Benito e hizo que se instalaran en el lugar una veintena de monjes. Nombró como abad a Eudes I, quien hizo construir la primera iglesia carolingia en el siglo IX.

En 1010 Aumode, condesa de Poitou y de Aquitania, hizo una donación considerable a la abadía, lo que le permitió construir la actual iglesia abacial. La construcción y la decoración duraron de 1040 a 1090 bajo la direccón de los abades Odon y Gervais.

En el siglo XIII, el conde Alfonso de Poitiers, hermano de San Luis, financió la construcción de los edificios conventuales.

El Guerra de los Cien Años dobló las campanas de la prosperidad del monasterio, que cambió de manos numerosas veces (ingleses, franceses, el Príncipe Negro).

Durante las guerras de religión, católicos y protestantes se disputaron su posesión. Fue devastada por los hugonotes en 1562 y 1568 que incendiaron los establos, los órganos y la carpintería. Luego se nombró a abades laicos, más preocupados por embolsarse las rentas de la Abadía que de mantener los edificios. Hacia 1600, uno de estos abades hizo desmontar los edificios, para vender las piedras. Así desaparecieron en gran parte, los edificios conventuales, el claustro, construidos a los siglos XII y XIII.

A partir de 1611, uno de estos abades, Henri de Neuchèze, expulsó a los monjes, y se instaló en la abadía de la que hizo su hogar. Fue expulsado por orden del rey Luis XIII en 1640.

La instalación de religiosos de la congregación de San Mauro venidos de la Abadía de Nouaillé puso fin a este largo período de destrucción.

Entre 1640 y 1692, comenzaron la restauración de la abadía y la construcción de nuevos edificios conventuales con su afiliación a las congregaciones de San Mauro. Estos monjes contribuyeron a salvar las paredes de la iglesia, pero también la «modernizaron» sustituyendo los altares y construyendo edificios monásticos contemporáneos. Durante un siglo la abadía recuperó su primera función, luego estalló la Revolución francesa y los edificios conventuales pasaron a ser, alojamientos de profesor, gendarmería, y el claustro fue el teatro de fiestas revolucionarias.

En 1792, la iglesia abacial se convirtió en iglesia parroquial y los cuatro últimos monjes abandonaronla abadía.

En 1833, a raíz de una visita del prefecto del departamento, el Sr. Alexis de Jussieu en el momento en que el alcalde hacía tapar una grieta de la nave y blanquear la pintura mural, éste dio la señal de alarma ante el primer inspector general de los monumentos históricos: Sr. Ludovic Vitet. Se tomó entonces conciencia del valor de Saint-Savin y se emprendió su protección. Próspero Mérimée, Inspector general de los Monumentos históricos hizo frente a las restauraciones más urgentes a partir de 1836. En 1840, la iglesia fue considerado monumento protegido y se emprendieron numerosas restauraciones para eliminar el agua del edificio y de esta manera, parar la degradación de las pinturas. Por ello gracias a Mérimée, en 1849, se dio por temporalmente salvada.

Más recientemente en los años sesenta, se efectuaron algunas restauraciones, sobre la bóveda de la nave y sus pinturas.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_abacial_de_Saint-Savin-sur-Gartempe

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013