El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Francia

 

Abadía cisterciense de Fontenay (1981)

 

 

© Jean-Christophe BENOIST / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Abadía de Fontenay, Francia: dormitorio (izquierda) y el ábside de la iglesia)

 

 

© Jean-Christophe BENOIST / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Abadía de Fontenay - Forja)

 

 

© Christophe.Finot / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Claustro de la Abadía de Fontenay)

 

La Abadía de Fontenay es un monasterio francés de Marmagne (departamento de Côte-d'Or), uno de los monasterios más emblemáticos de toda la arquitectura cisterciense. Bernardo de Claraval lo fundó mediante filiación enviando monjes de su abadía de Claraval y su construcción, muy bien conservada, sirvió de modelo durante la importante expansión cisterciense en Europa en los dos siglos posteriores.

Historia
La Abadía de Fontenay era de la orden cisterciense y está situada en Francia, en la región de Borgoña. Fue fundada en 1119 mediante el sistema cisterciense de filiación por la abadía de Claraval. La consagración de la iglesia fue realizada en 1147 por el Papa Eugenio III, antiguo monje cisterciense en Claraval, en una ceremonia fabulosa la que asistieron también diez cardenales, ocho obispos y todos los abades del Císter. En 1170 una bula del papa Alejandro III confirmó a la abadía en sus bienes y posesiones.

Fontenay se construyó simultáneamente a Claraval II y ambas fueron las dos primeras abadías cistercienses construidas en piedra y en las que se concretó la estética cisterciense. En las dos intervino de forma decisiva Bernardo de Claraval, ya que de Claraval era su abad y Fontenay era filial suya. Él fue el inspirador de ambas construcciones, de sus solucciones formales y de su estética. Estas dos construcciones fueron el modelo de abadía durante la importantísima expansión cisterciense en los dos siglos posteriores, llegando a tener 700 abadías a finales del siglo XIII, distríbuidas por toda Europa. Así, sus construcciones desarrollaron un estilo con una fuerte personalidad propia y una gran similitud entre ellas, prescindiendo de los adornos, en consonancia con los preceptos de su orden de ascetismo riguroso y pobreza. Esta arquitectura cisterciense inicial se inscribe en el final del románico.

Bernardo nombró primer abad a su tío Godogredo de Rochetaille, siendo el segundo su sobrino Guillermo de Spiriaco. Era una familia de gran fortuna que contribuyó a la construcción de la abadía y que permitió dar una gran calidad a la obra.

En los siglos XII y XIII, la abadía fue muy próspera, tenía actividades metalúrgicas y siderúrgicas. En 1259, el rey de Francia San Luis libró la abadía de todo derecho fiscal. En 1269, Fontenay se convirtió en Abadía real durante los reinados de Juan II, Carlos VIII y Luis XII. Le afectó el pillaje y el saqueo en varias ocasiones durante la guerra de los cien años (1337-1453) entre Inglaterra y Francia. Gozó de una influencia creciente hasta el siglo XVI hasta la instauración del régimen de abades comendatarios, que suprimió la elección de los abades por los monjes en favor del arbitrario real y señaló el principio de la decadencia. Cuando llegó la Revolución francesa solo había una decena de monjes de la abadía mientras que había albergado en la edad media varios centenares.

En 1791, la Revolución francesa suprimió la orden y vendió los monasterios en Francia. La abadía se vendió por 78.000 francos, con todas sus tierras a Claude Hugot que la transformó en papelería, permaneciendo así durante cerca de un siglo. En 1820, la propiedad pasó a Élie de Montgolfier. En 1906 Édouard Aynard, banquero lionés y aficionado de arte, adquirió la abadía, comenzando importantes trabajos de restauración para devolverle su aspecto medieval.

La abadía conserva casi todas sus construcciones primitivas, únicamente el refrectorio se perdió en el siglo XVIII cuando se derrumbó. Entre los edificios conservados, además de los exclusivamente monásticos, se encuentra una tahona con su horno de pan, el palomar, el molino de grano y la forja.

Es Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1981.

En 2006 continua la propiedad de la familia Aynard y puede ser visitada.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Abadía_cisterciense_de_Fontenay

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013