El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Bélgica

 

Plaza Mayor de Bruselas (1998)

 

 

© Wouter Hagens / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(La alfombra floral en la Grand Place de Bruselas, Bélgica)

 

 

© Joachim Köhler / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Lado noroeste de la Grand Place de Bruselas - Bélgica)

 

 

© Wolf Meusel / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(Casa de los Duques de Brabante en la Grand Place de Bruselas, Bélgica)

 

La Grand-Place (Grote Markt en flamenco) es la plaza central de Bruselas. Mundialmente conocida por su riqueza ornamental, está rodeada por las casas de las corporaciones, el Ayuntamiento y la Casa del Rey (Broodhuis en flamenco). Está considerada como una de las más bellas plazas del mundo (entre otros, según Víctor Hugo). La Grand-Place de Bruselas fue inscrita en 1998 en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

Lugar histórico, ha presenciado numerosos acontecimientos felices y trágicos. En 1523, los primeros mártires protestantes, Henri Voes y Jean Van Eschen, fueron quemados por la Inquisición en la Grand-Place. Cuarenta años más tarde, fueron decapitados el conde Lamoral y el conde de Hornes.

En agosto de 1695, durante la Guerra de la Liga de Augsburgo, la mayor parte de las casas, entre ellas muchas todavía construidas en madera, fueron destruidas durante el bombardeo de Bruselas por las tropas francesas dirigidas por el mariscal de Villeroy. Solo la fachada y la torre del ayuntamiento, que servía de diana para la artillería, y algunos muros de piedra resistieron las bolas incendiarias. Las casas que rodean la plaza fueron reconstruidas en piedra por las distintas corporaciones. Entre ellas, la casa de la corporación de los cerveceros acoge hoy en día el Museo de los Cerveceros.

La Grand-Place acoge frecuentes acontecimientos festivos y culturales. Entre ellos, en agosto de cada año par, la instalación en su centro de una inmensa alfombra de flores, de 25 x 75 metros, compuesta de más de 500000 plantas de begonias.

Historia de la plaza
La implantación de un lugar de mercado en este lugar es sin duda el origen del comienzo del desarrollo comercial de la localidad hacia el final del siglo XI. Un escrito de 1174 menciona un bajo mercado (forum inferius) situado no lejos del punto a partir del cual el río Senne se hacía navegable y había sido transformado para permitir la carga de barcas. Este barrio comerciante dependiente de la iglesia de San Nicolás, patrón de los comerciantes, se presenta entonces como un espacio descubierto que ocupa el emplazamiendo de una antigua marisma desecada a lo largo del Steenweg, ruta importante en la época, que unía dos regiones prósperas, el Condado de Flandres y Renania.

A comienzos del siglo XIII fueron construidos tres mercados comerciales entre la plaza y el Steenweg. A lo largo del tramo actualmente llamado rue du Marché aux Herbes, un mercado de carne o Grande Boucherie (Gran Carnicería), y del lado de la plaza, un mercado de pan y de tejidos. Estos mercados pertenecientes al duque de Brabante permitieron exponer la mercancía protegida de las intemperies y controlar su almacenamiento y su venta con el fin de fijar las tasas. Las obras realizadas en la plaza a partir del comienzo del siglo XIV marcan la emergencia de la importancia de las autoridades de la ciudad, constituida por los comerciantes y los artesanos, frente a la autoridad de los señores. Escaso de dinero, el duque cede progresivamente contra pago una parte de sus prerrogativas relacionadas con el control del comercio así como molinos al Magistrado, consejo de la ciudad. La ciudad de Bruselas, en competencia con las ciudades vecinas de Malines y de Louvain, hace construir por su cuenta en 1362 un nuevo y vasto mercado de tejidos, por aquel entonces primera industria de la ciudad, al otro lado de la plaza. Este mercado fue representado en un gravado hacia 1650 por Abraham Santvoort, ocupando la parte posterior del Ayuntamiento. Más tarde la ciudad compra para destruirlos los edificios que molestaban en la plaza y define sus límites. La construcción del Ayuntamiento en varias fases entre 1401 y 1455 transforma la plaza en sede del poder municipal, que responde ante el poder central simbolizado por el Palacio de Coudenberg. En frente del Ayuntamiento, el poder del duque queda presente, el antiguo mercado de pan, que tomará más tarde el nombre de Casa del Rey, pierde desde 1406 su función comercial y se transforma en un lugar de percepción y de justicia principesca. Alrededor de la plaza se construyen las casas de algunos ricos empresarios y sobre todo de las corporaciones cuya influencia es cada vez más importante. La mayoría de madera, algunas de estas viviendas son reconstruidas en piedra a lo largo del siglo XVII.

Tras el bombardeo de Bruselas de 1695, que la destruye casi por completo, la plaza fue reconstruida en unos años, más bella que antes.

A lo largo de los dos siglos siguientes, la plaza sufrió importantes degradaciones. Al final del siglo XVIII, los sans-culotte destruyeron una gran parte de los símbolos y estatuas del Antiguo Régimen. Más tarde, los edificios fueron víctimas de transfomraciones y renovaciones desgraciadas, fachadas estucadas y blanqueadas, decoraciones suprimidas, así como de la contaminación. Bajo el impulso del alcalde Charles Buls, el conjunto fue progresivamente restaurado y reconstruido, gracias a los planos y la representación de la época de la reconstrucción.


En el centro de la plaza fue instalada en 1856 una fuente monumental en conmemoración del vigésimoquinto aniversario del reino de Leopoldo I de Bélgica. Será sustituida en 1860 delante de la Casa del Rey por otra, decorada con estatuas des los condes Lamoral y de Hornes, decapitados en ese lugar. Dicha fuente fue desplazada a la plaza del petit Sablon. Treinta años más tarde, durante la Belle-Époque, fue construido un quiosco de música.

La Plaza del Gran Mercado (Gruute Met en bruselense) ha conservado su función secular de mercado matinal hasta el 19 de noviembre de 1959. En flamenco se la sigue llamando Grote Markt.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Grand-Place

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013