El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

Siria

 

Ciudad vieja de Damasco (1979)

 

 

© Heretiq / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Genérica / Fuente

(Damasco, Siria - un arco romano en la Recta viae, la división musulmana y la parte cristiana de la ciudad vieja)

 

 

© Roberta F / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Mezquita de los Omeyas-la cúpula de la Tesorería)

 

 

© Mahaodeh / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(Entrada al Souq Al Hamidiyya cerca de la Mezquita Ummayid)

 

 

© Bernard Gagnon / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Supuesta casa de Ananías en Damasco)

 

 

© Disdero / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(La Capilla de San Juan Bautista dentro de la Mezquita de los Omeyas)

 

 

© Bernard Gagnon / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Al-Hamidiyah Souq, Damasco, Siria)

 

 

© Bernard Gagnon / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Edificios de la Selimiye Madrasa en en el complejo Takiyya as-Süleimaniyya en Damasco, Siria)

 

 

© Bernard Gagnon / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Mezquita de Solimán tekkiyé, Damasco, Siria)

 

La ciudad de Damasco es la capital de la República Árabe Siria. Damasco es considerada la ciudad continuamente habitada más antigua del mundo[cita requerida]. Entre sus atractivos turísticos sobresale la tumba de Saladino, el célebre defensor de la Tierra Santa durante la época de las cruzadas.

La ciudad es actualmente sede de tres de los cinco patriarcados orientales que reclaman la sucesión histórica de la sede de la antigua capital siria, Antioquía: el Patriarcado Greco-Ortodoxo (Iglesia de Antioquía), el Patriarcado Greco-Católico Melquita, y el Patriarcado Siro-Ortodoxo Jacobita.

Historia
Conocida desde el año 2500 antes de Cristo, es la ciudad más antigua que ha sido habitada ininterrumpidamente.

La capital de Siria conoció diversas épocas de oro: en el siglo VII, por ejemplo, cuando dejó de estar en manos de la Roma de oriente, Bizancio, y pasó a ser la sede de un imperio musulmán; de aquella época es la mezquita de los Omeyas.

Damasco fue confiada en 1078 por el sultán selyúcida Malik Shah I a su hermano Tutush I, quien a continuación conquistó Alepo y se proclamó sultán selyúcida de Siria. A su muerte, sus emiratos se repartieron entre sus dos hijos, que se destestaban. Siguió a ello la rivalidad entre los dos emiratos que continuó durante mucho tiempo hasta la extinción de la descendencia de Tutush I. Durante un largo periodo de tiempo, Damasco prefirió aliarse con el Reino de Jerusalén contra Zengi, pero los cruzados de la Segunda Cruzada la asediaron, y Unar, el emir de Damasco solitió ayuda a Nur al-Din y a Sayf al-Din, hijos de Zengi, que consiguieron que los cruzados levantaran el sitio. Tras la muerte de Nur al-Din cayó bajo el control de Saladino. Después de la muerte de éste, el emirato de de Damasco estuvo en ocasiones ligado a Egipto, y finalmente fue destruido por los mongoles.

Tuvo otra edad de oro en el siglo XIII, aunque ya cien años antes, cuando Jerusalén cayó en poder de los cruzados, la ciudad se había transformado en un sitio de resistencia islámica frente a los embates del “ejército de Dios”.

Pasaron los mongoles y los mamelucos y en el siglo XVIII, ya en poder de los turcos del Imperio otomano, recobró el brillo que se había opacado un poco. De aquella época datan decenas de palacetes y residencias magníficas, nada ostentosas en el exterior pero lujosas puertas adentro.

Mucha historia cruzó por Damasco, ciudad que, además, fue durante siglos un punto obligado de reaprovisionamiento y descanso para las caravanas de veinte mil personas y diez mil camellos que iban camino de la sagrada Meca; todavía faltaba un mes por el desierto.

La Ciudad Antigua
La Ciudad Antigua de Damasco fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Ocupa una superficie de 135 hectáreas, y estaba rodeada por una muralla romana, de la que perduran los lados norte y este, y parte del lado sur. Se conservan ocho puertas, de las que la más antigua, Bab Sharqi, se remonta al período romano. En el sentido de las agujas del reloj, empezando por el norte, son:

* Bab al-Faraj (Puerta de la liberación),
* Bab al-Faradis (Puerta del paraíso),
* Bab al-Salam (Puerta de la paz), como las dos anteriores, en el lado norte de la muralla;
* Bab Tuma (Puerta de santo Tomás), en la esquina nordeste,
* Bab Sharqi (Puerta del este),
* Bab Kisan, en el sureste, por donde, según la tradición, San Pablo huyó de Damasco, descendido de las murallas en un cesto; en esta puerta, hoy cerrada, existe una capilla que recuerda el suceso;
* al-Bab al-Saghir (Puerta pequeña), en el lado sur,
* Bab al-Jabiya, en el suroeste, a la entrada del zoco Midhat Pasha.

Aunque la ciudad aún conserva vestigios romanos y bizantinos, la mayor parte de los 125 edificios y monumentos incluidos en la declaración de la UNESCO corresponden al arte islámico.

En primer lugar, destaca la Mezquita de los Omeyas, construida en el siglo VIII (hacia 705), uno de los lugares santos del Islam. El inmenso patio de 122 metros de largo, tapizado de lozas que pertenecieron a un monumento romano, ofrece varias exquisitas decoraciones. Entre ellas, la del tesoro, una construcción que se yergue sobre columnas y que se utilizaba para almacenar el oro del Estado.

La sala de oración de la mezquita contiene una tumba, la de Juan Bautista, caso excepcional en el Islam y vestigio de la antigua basílica de san Juan Bautista.

Según la tradición local, el minarete más alto de la mezquita, llamado minarete de Jesús, marca el lugar donde el Mesías volverá a la tierra el día del juicio final.

A doscientos metros de la Gran Mezquita hay un ejemplo de riquísima arquitectura de diseño árabe-otomano, como es el Palacio Azem, del siglo XVIII. Hoy es un museo de las artes y tradiciones y exhibe, en los diversos cuartos, maniquíes que ilustran sobre la vida cotidiana en esa residencia, que perteneció al gobernador de Damasco.

La Via Recta fue en su origen el decumano de la Damasco romana; se extendía a lo largo de 1500 metros. Hoy en día, corresponde a la calle Bab Sharqi y al zoco cubierto Midhat Pasha, uno de los más importantes de Damasco. La calle Bab Sharqi, llena de pequeñas tiendas, conduce al viejo barrio cristiano de Bab Tuma; al final de la calle se encuentra la Casa de Ananías, una capilla subterránea que fue en tiempos una bodega.

La ciudad vieja está sembrada de mezquitas –en todo Damasco hay cerca de 700- de muy diversas épocas.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Damasco

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013