El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

México

 

Ciudad histórica fortificada de Campeche (1999)

 

 

© Sachavir / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.0 Genérica / Fuente

(Murallas del Centro Histórico de San Francisco de Campeche)

 

 

© Salvador Barrera Rodriguez / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Genérica / Fuente

(Mirador del Fuerte de San Miguel y Museo de arquelogia Maya. Campeche capital)

 

 

©ant_mela / Términos de derechos de uso : Reconocimiento 2.0 Genérica / Fuente

( Plaza de la Independencia con la Catedral de San Francisco de Campeche)

 

 

© Wolfgang Sauber / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Ciudad de Campeche. Esquina, cerca de la Plaza de la República)

 

 

© Wolfgang Sauber / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(San Francisco de Campeche. Calle en el casco antiguo)

 

 

© lapin.lapin / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.0 Genérica / Fuente

(Interior de casa en el centro histórico de San Francisco de Campeche)

 

 

© Joaquín Martínez Rosado / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(Portales en San Francisco de Campeche; arquería del Centro Histórico)

 

San Francisco de Campeche es la capital del estado mexicano de Campeche y cabecera del municipio del mismo nombre. Es una ciudad histórica fortificada ubicada a orillas del Golfo de México, en la Península de Yucatán. Es famosa por ser una de las pocas ciudades amuralladas de América y la única en México. Conserva en excelente estado su patrimonio histórico, una de las razones por la que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Como capital del estado, es sede de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Alberga los principales centros educativos y culturales del Estado, y desde el plano económico, destaca como un importante centro turístico y comercial.

Patrimonio de la Humanidad
En 1986, el Instituto Nacional de Antropología e Historia decretó la protección federal de la zona de monumentos históricos de la ciudad de San Francisco de Campeche, al valorarla como una de las principales ciudades portuarias del Virreinato de la Nueva España y al considerar las viviendas tradicionales de la ciudad como de gran influencia andaluza, o bien caribeña. Además, los estudios de investigación cromáticos de fachadas revivieron los tímidos tonos de color deslavado en las edificaciones de Campeche en un paisaje urbano armónico y luminoso.

Los trabajos exhaustivos de intervención y restauración de la ciudad, animaron a las autoridades y a su población a postular ante la UNESCO el más importante reconocimiento que otorga el organismo, es decir, que este bien cultural fuera inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial como "Ciudad histórica y fortificada de Campeche", en diciembre de 1999.

Identificación de la zona de monumentos
La zona de monumentos históricos de la ciudad de San Francisco de Campeche se ubica en la parte suroccidental de la península de Yucatán, en la bahía del mismo nombre, en el golfo de México, localizada a 19° 50’ N, 90° 30’ W. La ciudad se encuentra sobre una planicie costera y la mancha histórica se ha extendido hacia una prominencia geográfica que forma tres lomas, donde está ubicado un conjunto de baterías de campaña. Las vialidades contemporáneas son radiales del exterior de la ciudad a la zona de monumentos.

El conjunto monumental protegido está dividido en cinco zonas, la de protección A, con una alta densidad de edificios de valor histórico, en 45 hectáreas, cuenta con una declaración federal como zona de monumentos históricos desde 1986. Las zonas de protección B-1 a B-4, que corresponde al perímetro de construcciones inmediatas al recinto A con 1,81 hectáreas; estas zonas tienen edificaciones patrimoniales de menor densidad y valor arquitectónico, y su principal fundamento es ser una zona de transición entre la zona de monumentos y el resto de la ciudad. El perímetro C, que se consideró necesario para amortiguar y regular de acuerdo con la normativa urbana los niveles de escala constructiva, a fin de que la zona de monumentos no pierda el perfil histórico del recinto. Por último, el perímetro D, que está constituido por áreas que algún día fueron esteros y hoy, al desecarse, forman parte de las reservas territoriales del estado, en las cuales se consideran restricciones para su ocupación y uso. A lo anterior hay que agregar 1,38 hectáreas más, que corresponden a cinco estructuras defensivas periféricas a la zona de monumentos históricos. En la zona A se encuentran algunos de los monumentos más importantes en la historia de la ciudad, como la Catedral de la Santísima Inmaculada, varias iglesias, el Teatro del Toro, los archivos municipales, las murallas y sus fortificaciones.

La ciudad de Campeche está inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO como "Ciudad histórica fortificada de Campeche”, con el número 895. Para llegar a este punto se consideraron los criterios ii y iv.

Criterio ii. La ciudad del puerto de Campeche es un modelo de urbanización de una ciudad colonial barroca, de planta urbana en retícula; las murallas defensivas que rodean su centro histórico reflejan la influencia de la arquitectura militar en el Caribe.

Criterio iv. El sistema de las fortificaciones de Campeche es un ejemplo eminente de la arquitectura militar de los siglos XVII y XVIII, y es parte de un sistema defensivo español construido para proteger los puertos del Caribe contra ataques piratas.

Las fortificaciones de Campeche son representativas de la arquitectura militar de los siglos XVII y XVIII, y junto con el puerto y fortificaciones de la Nueva Veracruz constituyó un escudo defensivo de la Nueva España, que miraba al golfo de México. Es la única ciudad de este sistema que conserva en gran parte este patrimonio cultural.

Campeche es un modelo urbano barroco hispanoamericano. La ciudad fortificada fue construida entre 1686 y 1704, y sus fortificaciones durante el resto del siglo XVIII. En conjunto, es una expresión arquitectónica que formó parte de la planeación general de fortificación y ciudades portuarias del Caribe del período virreinal. En sí, el patrimonio construido de Campeche es testigo material de la conservación e integridad del urbanismo colonial. Su distribución urbana se resolvió con 36 manzanas rectangulares, producto de una traza de calles reticulares, orientadas de noreste a suroeste. Allá ocurrió algo singular en el diseño de su plaza mayor: funcionó también como plaza portuaria, pues combinaba ocupaciones de desembarco portuario y las funciones militares de revista, instrucción y ejercicios.

Centro y barrios históricos
Con un excelente estado de conservación, la Ciudad de San Francisco de Campeche, de estilo colonial barroco, es una bella muestra de un centro urbano fortificado. Esta cualidad le ha valido un título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Sus calles alineadas nos permiten realizar un recorrido agradable admirando la decoración de sus casonas, algunas de ellas con fuertes reminiscencias moriscas y españolas de los siglos XVIII y algunas modificaciones del XIX. El colorido de sus fachadas imprimen una vibrante sensación de vida en quienes las visitan, cada calle está llena de historias y leyendas.

Nostálgicas muralla rodean parte de la ciudad que estuvo un día completamente protegida. Las fortificaciones de añejas paredes son un estético recuerdo de la colonia de los siglos XVIII y XIX y un eco de aquellos días de gloria y desastrosos combates.

A la arquitectura civil y militar se fusiona la arquitectura religiosa, como modestos baluartes de la fe que protegieron a la población durante las ofensivas piratas; iglesias de espadañas franciscanas y retablos barrocos con columnas salomónicas dejan huella de su fuerte impacto durante la evangelización católica en tierras americanas fortificadas como la Villa de San Francisco de Campeche. La sobriedad de sus fachadas se imponen a la fe cuando la protección a sus fieles era ponderante.

Arquitectura civil
La segunda mitad del siglo XVIII es un parteaguas en la arquitectura civil de Campeche, la piratería iba en extinción y sus pobladores se confían al mundo adoptando nuevas corrientes arquitectónicas y culturales. Las ventanas se abren de par en par, el comercio fluye con más vigor y sus puertas, de recias maderas de la región, se ensanchan para dar paso a las carretas cargadas de mercancías. Las fachadas se enriquecen y adornan, el barroco hace gala en los frisos, dinteles y portones. El neoclásico llega para quedarse en cornisas y guardapolvos, las peanas curvas son sinónimo de elegancia y los zaguanes son el preámbulo a los patios rodeados de arcos de medio punto en torno al brocal de un aljibe.

El colofón del siglo XIX es la belle epoque que parecía llegar para quedarse una eternidad, el Art Nouveau y el Art deco transforma todo, las artes y las ciencias; las líneas se transforman en elegantes y complejas curvas con elementos iconográficos de la naturaleza y la tecnología. Las ventanas llegan hasta el piso y sus enrejados adquieren complejos diseños, las pilastras adosadas adornan hasta los segundos pisos de las ricas casa de los comerciantes y los almohadillados cubren las fachadas; es la época del porfiriato y del modernismo, que dejó su huella en las calles de los nuevos barrios como el de Guadalupe. Los arcos exteriores se imponen en las ricas mansiones mezclándose de manera proporcionada con las viviendas más modestas techadas de tejas francesas, aportando a la ciudad una armoniosa arquitectura llena de eclecticismo y gracia.

Edificaciones destacadas:

Plaza de la Independencia.
Casa 6.
Casa de la Cultura.
Alameda.
Teatro Francisco de Paula Toro.
Archivo municipal.
Mansión Carvajal.
Palacio municipal.
Biblioteca Campeche.
El Polvorín.
Casa del Teniente del Rey.
Circo Teatro Renacimiento.
Edificio Cuauhtémoc

Arquitectura religiosa
La arquitectura religiosa de Campeche se debió principalmente a los franciscanos. Los primeros misioneros a la península llegaron a finales de 1544 o principios de 1545. Su labor evangelizadora lo mismo generó grandes muestras de ayuda y desarrollo a la población indígena que actos de abuso contra las tradiciones y tesoros prehispánicos. Juran tres votos: pobreza, obediencia y castidad, simbólicamente reflejados en las espadañas de sus iglesias, el último voto de castidad es confundido por el de humildad jurado por los miembros de la Tercera Orden Secular, cuyos miembros regularmente pueden casarse. Otra de las órdenes que sentaron reales en tierras campechanas fueron los Jesuitas surgidos en el siglo XVI como respuesta a la Reforma Protestante, es a quienes se les debe una tarea evangelizadora de la mano de la docencia y el estudio; la geografía, la lingüística, la etnografía, la historia y las ciencias naturales del Nuevo Mundo inician su aparición en las crónicas de las exploraciones y viajes jesuitas. La última orden allegada a estas tierras es la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios o “Juaninos” a quienes se debieron valiosas tareas para la curación de enfermos y convalecientes; en México fundaron varios Hospitales en sus Curias Provinciales.

Arquitectura religiosa existente:

Ex templo de San José.
Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción.
Iglesia de San Francisco.
Iiglesia de San Francisquito.
Iglesia de San Juan de Dios.
Iglesia de Santa Ana.
Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.
Iglesia del Dulce Nombre de Jesús.
Iglesia de San Román.

Arquitectura militar
Descubierta América, Portugal se disputaba con España el nuevo botín de tierras exóticas llenas de riquezas. Solo el papa Alejandro VI en calidad de vicario de Dios podía definir la situación, una línea dividió el Nuevo Mundo en dos partes dejando fuera a Inglaterra, Francia y Holanda, lo que desató la piratería. Primero fueron los ingleses que con “patentes de corzo” atacaban los barcos españoles, eran los corsario, a quienes le siguieron los bucaneros y los filibusteros. San Francisco de Campeche -- junto con Veracruz-- eran los dos puertos más importantes en tierra firme de la Nueva España, y como tal fue atacado por innumerables bandidos del mar, más de una veintena de ataques obligaron a la población a protegerse por murallas y baluartes. Los más temidos fueron William Parker (1597), Diego el Mulato y Pie de Palo (1633) , Jacob Jackson (1644), Henry Morgan (1661), Mansfelt y Bartolome “El Portugués” (1663), Rock Brasiliano (1670), Lorencillo (1672 y 1685), Lwis Scott (1678), Capitan Cook (1678) y Barbillas (1708) entre otros tantos amagos que elevaba la desesperación y la ira de sus pobladores.

El primer sistema defensivo sirvió de muy poco y al segundo le bastó el ataque de Lorencillo quien en 1685 merma la población a tan solo una tercera parte. Es entonces cuando se inicia el proyecto “abaluartado” del Don Martín de la Torre. Ocho baluartes unidos por igual número de cortinas sería el proyecto que duraría más de 24 años en concluirse deteniendo la incursión de ataques piratas, solo Barbillas encontró una estrategia que le permitió, a través de un salvoconducto, entrar a la Villa fortificada en 1708 y llevarse consigo un cuantioso rescate de 14,000. El recinto inicialmente contó con tres puertas dos hacia tierra y otra hacía el mar. En 1732 se construye una puerta del lado de tierra. Concluida la piratería y ante las amenaza inglesa, se construyen dos fortalezas, los reductos de San José y San Miguel con sus respectivas baterías de costa, obras perfectas de la ingeniería militar que convertirían a la Ciudad de San Francisco de Campeche en un ejemplo fortificado en toda América. Las fortificaciones se pusieron a prueba con las luchas de un nuevo México independiente dividido en sus ideales de país. Con el tiempo parte de las murallas fueron destruidas, pero se conservaron sus fortificaciones que conjuntamente con Su arquitectura barroca colonial le han dado a la Ciudad un título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Arquitectura militar existente:

Baluarte de la Soledad.
Baluarte de San Carlos.
Puerta del Mar.
Puerta de Tierra.
Fuerte de San Miguel.
Fuerte de San José el Alto.
Baluarte de Santa Rosa.
Baluarte de Santiago.
Baluarte de San Francisco.
Baluarte de San Juan.
Baluarte de San Pedro.
Batería de San Matías.
Batería de San Lucas.
Batería de San Luis.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/San_Francisco_de_Campeche

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013