El templo de Dalai Lama en el monasterio de Erdene Zuu. Kharkhorin, provincia de Övörkhangai, Mongolia. / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / © Hons084 / Fuente

VOLVER A PATRIMONIO

A. Heras

 

Categoría de los bienes

culturales Bienes culturales naturales Bienes naturales mixtos Bienes mixtos

Sitios en peligro

culturales_peligro Bienes culturales naturales_peligro Bienes naturales mixtos_peligro Bienes mixtos

 

México

 

Centro histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán (1987)

 

 

© Nsaum75 / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Kiosco y jardines ubicados en el Zócalo de Oaxaca)

 

 

© El Ágora / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(Una calle de la ciudad de Oaxaca, México)

 

 

© El Ágora / Términos de derechos de uso : Dominio público / Fuente

(Templo y ex-convento de Santo Domingo de Guzmán, en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca. México)

 

 

© AlejandroLinaresGarcia / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(La entrada de costado de la catrdral de Oaxaca en Mexico)

 

 

© El Ágora / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Patio principal del ex-Convento de Santo Domingo de Guzmán, Oaxaca de Juárez, México)

 

Oaxaca de Juárez es una ciudad mexicana, capital del estado de Oaxaca, así como cabecera del municipio homónimo. Fue fundada por los guerreros del emperador azteca Ahuízotl en el año de 1486. Ubicada en los Valles Centrales, es además la ciudad más extensa y poblada del estado y su mayor centro comercial, económico y cultural. En 1532, por cédula real, recibió del rey Carlos V de España, el título de "muy noble y leal ciudad", llamándose "Antequera", nombre que en 1821 fue sustituido por "Oaxaca", palabra derivada de Huaxyácac, que en la lengua náhuatl significa "En la nariz de los huajes", sin embargo su sentido metafórico tiene que ver con "la punta del cerro de una cadena montañosa que está saturada de árboles de huaje". En otras lenguas indígenas del estado el significado del nombre de la ciudad es el mismo: La'a o Lula'a en zapoteco, Nunduva o Ñundua en mixteco, Ya³kweh4 en trique, Na²xi¹tzhe4 en mazateco, Ku²nchia² en chocho, Chjui³ en ixcateco. En 1872, a la muerte del "Benemérito de las Américas" Benito Juárez, recibió el nombre que actualmente ostenta, "Oaxaca de Juárez".

Historia

Fundación de la ciudad y la conquista española
El emperador mexica Ahuizotl mandó fundar Huaxyacac, que en lengua náhuatl significa "la nariz de los guajes" con la finalidad de vigilar la conducta de su yerno Cosijoeza Rey de los zapotecas de Zaachila durante el periodo comprendido entre 1487 y 1523. Los guerreros aztecas llegados a este territorio talaron parte del bosque de guajes existente para ahí edificar sus viviendas. Los zapotecos mantuvieron una alianza no confiable con los poderosos mexicas que no se conformarían hasta someterlos. Pero al mismo tiempo tenían como vecinos y antiguos enemigos a los mixtecos. En 1520 se reinicia otra guerra entre zapotecos y mixtecos por la dominación de este territorio, misma que termina con la llegada de los españoles, quienes la denominaron Guajaca, por la proximidad del bosque de guajes.

Francisco de Orozco llegó a Oaxaca el 25 de noviembre de 1521, tras la caída de Tenochtitlan, enviado por Hernán Cortés, ya que Moctezuma le había dicho que el oro provenía de esta región. Entre los acompañantes venía el clérigo Juan Díaz quien oficia la primera misa bajo un gran árbol que estaba en la rivera del Río Atoyac y donde actualmente se encuentra el Templo de San Juan de Dios.

Cozijoeza buscó el apoyo de los españoles con el propósito de echar a los mixtecas de Cuilapan, sin embargo, dicha alianza nunca llegó a concretarse, debido a que la Princesa Donají, nieta de Ahuizotl e hija de Cosijoeza y de Coyolicatzin, fue tomada como rehén por los mixtecas para evitar un enfrentamiento armado. Tras un fallido intento de rescate, Donají fue decapitada en el altar de los sacrificios, convirtiéndose en una suerte de mártir. Debido a lo anterior, ella forma parte del actual escudo de armas de la ciudad.

Aun en la actualidad, existen dudas acerca de la actitud que tuvieron los mixtecas hacia los españoles, varios investigadores en materia de historia concuerdan en que tanto zapotecas como mixtecas ayudaron a los españoles a vencer a los mexicas, mientras otros prefieren la hipótesis de que ámbas civilizaciones lucharon en contra de los conquistadores, quienes buscaban por un lado evangelizar a los indígenas, y por otro lado buscar oro.

Antequera en la Nueva España
De esta manera la fundación española se hace en rebeldía y los vecinos lucharán legalmente, primero en contra de Cortés (1524) y después con la burocracia. Hernando de Badajoz se hizo cargo de su gobierno y figuraron como encomenderos Pedro de Alvarado, Juan Núñez de Mercado y Juan Peláez de Berrio. Aunque Hernán Cortés rechazaba la fundación de Segura de la Frontera, Juan Núñez de Mercado sortea esta negativa por parte de Cortés. El 14 de septiembre de 1526 se recibe la autorización formal mediante un mandato real, para poder considerar a esta naciente población como una Villa, y el 24 de junio de 1528 la población consiguió un nuevo título: Villa de Antequera de Guaxaca; esto porque el Oidor Real Nuño de Guzmán era de Antequera España.

El año siguiente, cuando Hernán Cortés fue nombrado Marqués del Valle de Oaxaca, el arquitecto especializado en trazar ciudades Alonso García Bravo fue el encargado de hacer el trazado urbano, tomando como punto de fuga lo que es hoy el zócalo o Plaza de la Constitución y tratando de que la orientación de los edificios e iglesias fuera buena; por ejemplo, que sus ventanas y sus puertas recibieran el sol durante todas las épocas del año. La ciudad de Oaxaca está construida pensando en ello y es un ejemplo de lo que debe ser una ciudad bien trazada y bien orientada. Aunado a esto el primer obispo de Oaxaca Francisco López Zárate descubrió las canteras de piedra verde cerca de la ciudad de Antequera, al empezar a explotar esas canteras y trabajar la piedra para hacer casas e iglesias, el color de la piedra verde se fue volviendo característico de la ciudad por lo cual esta ciudad también es conocida como la Verde Antequera. Al año siguiente el primer alcalde, Juan Peláez de Berrio, se hizo cargo del proyecto.

Fue en 1532 cuando se le dio el título de Ciudad por una Cédula Real firmada el 25 de abril en Medina del Campo, España, por el rey Carlos I de España, denominándose a partir de ése momento, la Muy noble y leal Ciudad de Antequera. Esta denominación se conservaría durante el resto de la época colonial, hasta que en 1821, su nombre fue cambiado al de Oaxaca, y en 1872, para honrar la memoria de Benito Juárez, la ciudad adquirió su nombre actual: Oaxaca de Juárez.

En 1535 fue contituida por decisión del papa Paulo III, la Provincia Eclesiástica de Antequera, lo cual favoreció la presencia eclesiástica en la población.

En 1536 los corregimientos sustituyen a las alcaldías dentro de la organización administrativa de la Nueva España, por lo que el territorio queda dividido en 18 partidos: nuestra Antequera de Oaxaca, Chichicapan, Choapan, Ecatepec, Huajuapan, Huitzo, Jamiltepec, Juxtlahuaca, Nejapa, Tehuantepec, Teocuicuilco, Teotitlán del Camino, Teotitlán del Valle, Teposcolula, Teutila, Villa Alta y Zimatlán.

En 1542, la autoridad real formularon las Nuevas Leyes con el fin de impulsar la seguridad jurídica y administrativa, pretendiendo así, acabar con los abusos de los encomenderos.

En 1555 se inician las obras del complejo dominico de Cuilapan bajo el mando de Fray Domingo de Aguinaga.

En 1559, tras un fuerte un terremoto, de decide desviar el cauce del Río Atoyac, para evitar las inundaciones periódicas que asolaban la localidad.

En 1575 se edificó el Templo de Santo Domingo de Guzmán con mano de obra indígena bajo la supervisión de Fray Fernando de Carvacos.

Al año siguiente, el virrey Martín Enríquez de Almansa ofreció al ayuntamiento de Antequera dos solares para la edificación del Palacio Municipal, que finalmente fue edificado en otro lugar.

Si bien, el Valle de Oaxaca fue tradicionalmente rico en sederías, añil, grana cochinilla y cacao, hacía 1650 ya contaba adicionalmente con haciendas ganaderas y cultivos de cereales, que contribuyeron a aumentar la prosperidad de la zona.

A partir de 1612, y con la finalidad de sobreponerse espiritualmente a los sismos de 1603 y 1608, la población comenzó a adorar a la Cruz de Huatulco, sin embargo, por la cercanía del límite de la placa tectónica del Pacífico, la fuerte actividad sísmica del lugar volvió a causar destrozos en los años 1660, 1696, 1702, 1727, 1776, 1787, 1794, 1796 y 1800.

Fray Francisco de Burgoa publica en 1672 la Geográfica Descripción de la Parte Septentrional del Polo Ártico de la América y Nueva Iglesia de las Indias Occidentales, y sitio astronómico de esta provincia de predicadores de Antequera Valle de Oaxaca.

En 1673 se funda el Seminario Pontificio de la Santa Cruz. Por aquellos días, aunque la evangelización del territorio oaxaqueño bajo la administración española era evidente, surgieron algunas rebeliones, como la de los zapotecas de 1700 en San Francisco Cajonos. Estas rebeliones se debían a las condiciones precarias de la población, presentándose epidemias como las epidemias de fiebre tifoidea de 1738 y las de viruela de 1763 y 1777, además de los constantes los malos tratos y abusos que los alcaldes mayores infligían a los indígenas y la codicia con la que aquellos actuaban en el terreno productivo. Sabemos, por ejemplo, que en 1772 la Real Audiencia hizo caso al párroco de Ayutla Mixes, don Juan Antonio Mata, en su denuncia por abusos hacia el Alcalde Mayor de Villa Alta.

En 1784, el Rey Carlos III de España decide la introducción del sistema de intendencias, en la cual cada Gobernador Intendente asume las funciones de los anteriores gobernadores, corregidores y alcaldes mayores, menoscabando así, el poder del virrey.

Aún con este nuevo sistema, Antequera de Oaxaca presentaba todavía muchos contrastes, pues entre otras condiciones existía una gran tendencia latifundista, lo cual contribuía a seguir concentrando el poder en unos cuantos.

Oaxaca de Juárez en el México independiente
A principios del Siglo XIX, los criollos, al igual que en otras regiones de la Nueva España, adoptaron las ideas de la ilustración y comenzaron a rebelarse progresivamente contra el poder de la corona española. Tras la fallida insurrección de 1811, el levantamiento tomó mucha importancia en la región con el ataque de José María Morelos el 25 de noviembre de 1812.

El nuevo gobierno de Antequera tuvo como presidente del Ayuntamiento a Manuel Nicolás Bustamante, Benito Rocha ejerció a modo de comandante militar y el intendente de la provincia fue José María Murguía. Tras ello, en Chilpancingo de los Bravo un congreso sirvió para organizar legalmente al futuro Gobierno, con la intervención por parte oaxaqueña de José María Murguía y Galardi, Manuel Sabino Crespo y Carlos María Bustamante. En ésa época es cuando Morelos es apresado y condenado a muerte por fusilamiento.

En 1823 el coronel Antonio de León proclama la República imponiéndose el orden cuando una Junta de Gobierno declaró formalmente que el estado era libre y soberano, así, Murguía y Galardi fue el primer gobernador. Tras el reconocimiento del texto constitucional en 1825, inició su funcionamiento académico el Instituto de Ciencias y Artes en 1827, teniendo entre sus alumnos a dos destacados personajes oaxaqueños, Benito Juárez y Porfirio Díaz.

En 1828 la pugna entre conservadores y liberales se hizo cada vez más significativa. La crisis económica y el desorden político también eran notables en 1836, fecha en que los conservadores derogaron la Constitución y la República federal. En 1841, apoyándose en los grupos liberales, el general Antonio López de Santa Anna expuso su oposición al gobierno centralista. Al año siguiente, Benito Juárez se hizo cargo de la secretaría de Gobierno.

El 12 de abril de 1844 la Honorable Asamblea del Estado organizó mediante un decreto al Tribunal Superior y demás juzgados inferiores del Departamento de Oaxaca. Tres años después, Benito Juárez asumía las funciones de gobernador interino. La incursión imperialista francesa y la pugna entre conservadores y reformistas enmarca un despliegue de tintes dramáticos y consecuencias muy relevantes.

En 1856, la promulgación de las leyes de Reforma enfrentó a las dos facciones oaxaqueñas. Marcelino Ruiz Cobos y Moreno por parte de los conservadores y el gobernador Ignacio Mejía por parte de los liberales, facción que logró al final imponer su ideario.

El 15 de septiembre de 1857, fecha en la que el Congreso Constituyente decretó la Constitución del Estado de Oaxaca. Un año después comenzó la Guerra de Reforma, que prolongó hasta 1861. En el combate contra los franceses participaron personajes locales como Mariano Jiménez, quien más tarde intervendría junto a su paisano Porfirio Díaz en el Pronunciamiento de La Noria para obstaculizar la reelección de Juárez, y luego ejerció como diputado federal de Oaxaca y gobernador interino de Michoacán.

En 1863 Oaxaca fue conquistada por los franceses, acción que fue fuertemente repelida por las acciones guerrilleras de juchitecos y mixtecos. Precisamente fue un caudillo de ascendencia indígena, Porfirio Díaz, quien derrotó en 1865 a las tropas del mariscal François Achille Bazaine en la batalla de la Carbonera.

Una vez terminada la agitación causada por la invasión francesa, el 10 de octubre de 1872 la ciudad recibió el nombre de Oaxaca de Juárez, honrando así la memoria de quien fue considerado Benemérito de las Américas. Diez años después, el 17 de septiembre de 1882, el gobernador del Estado Libre y Soberano de Oaxaca presentaba una memoria constitucional en el Congreso estatal sobre la administración pública.

El 13 de noviembre de 1892 el Presidente Porfirio Díaz inauguraba en Oaxaca del Ferrocarril Mexicano del Sur. Otro gran avance tecnológico en el área de las telecomunicaciones fue el inicio de los servicios telefónicos oaxaqueños en 1908.

En 1910, diversos levantamientos armados resultaron en una inestabilidad política debido a los eventos de la Revolución mexicana. Ciertamente, los gobernadores Benito Juárez Maza y Miguel Bolaños Cacho procuraron mantener la gobernabilidad en el estado, sin embargo, los enfrentamientos duraron más de una década, y no hubo mayores modificaciones al respecto hasta que, ya entrada la década de los años '30, el Presidente Lázaro Cárdenas del Río puso en marcha una reforma agraria.

El 13 de enero de 1931 Oaxaca sufre nuevamente un terrible terremoto. Debido a este evento, los daños fueron aún mayores, tanto en la arquitectura urbana como en la economía de los oaxaqueños.

Paradójicamente, esta tragedia antecedió a un gran descubrimiento que animó de sobremanera la vida cultural de Oaxaca: el hallazgo por parte de Alfonso Caso del tesoro de la tumba 7 en Monte Albán el 6 de enero de 1932. Este hecho antecedió al hallazgo de 1959, cuando Roberto Gallegos excavó las tumbas 1 y 2 en Zaachila. Lo anterior enriqueció los contenidos de Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, que comenzó a impartir cátedras en 1955.

En 1979 es fundada la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL) por una iniciativa del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Cultura
Por su belleza y estado de conservación, su centro histórico y la zona arqueológica de Monte Albán, fueron declarados por la UNESCO en 1987 "Patrimonio Cultural de la Humanidad". En esta ciudad tiene lugar una de las celebraciones más importantes de la cultura oaxaqueña: la Guelaguetza. Esta celebración reúne delegaciones de las siete regiones del estado, que presentan bailes de su región y comparten con los asistentes al encuentro algunos productos típicos de cada zona.algunas delegaciones que más admiración causan es la región de la costa con sus chilenas y sus versos pícaros.

También podemos disfrutar de las famosas calendas, que se realizan principalmente para celebrar a algún santo en su día, sin embargo éstas han tomado gran importancia al pasar de los años y en nuestros días se llevan a cabo por las coloniales calles del centro histórico para festejar eventos de visitantes de toda índole que desean agregar un toque de tradición oaxaqueña a su evento.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Oaxaca_de_Juárez

 

 

© Raymond Ostertag / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 Genérica / Fuente

Monte Alban (Oaxaca Mexico)

 

 

© Wolfgang Sauber / Términos de derechos de uso : Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported / Fuente

(Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. Reconstrucción de la Tumba 105 de Monte Albán)

 

Monte Albán es un sitio arqueológico localizado a 10 km de la ciudad de Oaxaca de Juárez, capital del estado mexicano del mismo nombre. Monte Albán fue por mucho tiempo la sede del poder dominante en la región de los Valles Centrales de Oaxaca, desde el declive de San José Mogote hasta el ocaso de la ciudad, ocurrido alrededor del siglo IX. El nombre antiguo de esta ciudad fundada por los zapotecas a finales del Preclásico Tardío es objeto de discusiones. De acuerdo con algunas fuentes, el nombre original fue Dani Baá. Se sabe, en cambio, que los mixtecos conocieron la ciudad como Yucucúi (idioma mixteco: Yúcu-cúi, 'Cerro Verde' )?.

Como la gran mayoría de las grandes metrópolis mesoamericanas, Monte Albán fue una ciudad con una población pluriétnica. A lo largo de su historia, la ciudad mantuvo vínculos muy fuertes con otros pueblos de gran importancia en Mesoamérica, en especial con los teotihuacanos durante el Clásico Temprano. La ciudad fue abandonada por la élite y buena parte de su población al final de la Fase Xoo. Sin embargo, el recinto ceremonial que constituye el conjunto de la Zona Arqueológica de Monte Albán fue reutilizado por los mixtecos durante el Período Posclásico. Para esta época, el poder político del pueblo zapoteco se encontraba dividido entre varias ciudades-Estado, como Zaachila, Yagul, Lambityeco y Tehuantepec.

Aunque es probable que su existencia fuera conocida durante la época colonial, Monte Albán no es mencionada en las crónicas de la conquista o en los siglos posteriores, hasta principios del siglo XIX. Durante la primera mitad del siglo XX, el mexicano Alfonso Caso llevó a cabo una serie de excavaciones que lo llevaron a encontrar la Tumba 7, donde reposaba el mayor depósito de obras de orfebrería mesoamericana de oro que se haya descubierto hasta la fecha.

El conjunto de monumentos prehispánicos junto con el centro histórico de la ciudad de Oaxaca de Juárez, fueron inscritos en 1987 en el registro del programa Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

 

Fuente : http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Albán

 

 

zz

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

 

24

ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013