galaxia2

INTRODUCCIÓN ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA

VOLVER A PORTADA

HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

SISTEMA SOLAR INTERNO

SISTEMA SOLAR EXTERNO

EL SOL Y LAS ESTRELLAS

FIN DE LAS ESTRELLAS MASIVAS

LA VÍA LÁCTEA

LAS GALAXIAS

EL UNIVERSO

EL BIG BANG

LOS PLANETAS Y LA VIDA

IMÁGENES ASTRONOMÍA

 

LAS GALAXIAS

Las galaxias enanas y gigantes

 

Las galaxias enanas y gigantes

La clasificación general de las galaxias, según su aspecto visual, es conocida bajo el nombre de clasificación de Hubble. Otra clasificación de las galaxias puede hacerse según su masa.

Los astrónomos pensaron mucho tiempo que el abanico de las masas galácticas era bastante limitado, ya que todas las galaxias observadas parecían de masa similar. De hecho, la gama es mucho más amplia que eso, pero era difícil darse cuenta. En efecto, hasta recientemente, nuestros telescopios estaban en la imposibilidad de detectar las galaxias más pequeñas, hasta las más próximas, porque eran muy poco luminosas. Les era también imposible observar las galaxias más grandes, porque éstas están muy alejadas, y su luminosidad aparente es, en consecuencia, muy baja.

Con la mejora de los medios de observación, los astrónomos finalmente actualizaron nuevas galaxias que habían hasta allí escapado a toda detección, revelando así un abanico de masa mucho más amplio. Sabemos ahora que existen unos objetos muy poco masivos, las galaxias elípticas enanas, contando sólo un millón de masas solares; así como verdaderos monstruos, las galaxias elípticas gigantes, que pueden alcanzar diez billones de masas solares.

Las galaxias elípticas enanas

Con un millón de masas solares, las galaxias elípticas enanas apenas son más masivas que los cúmulos globulares. Están constituidas por un número bajo de estrellas, lo que las hace prácticamente transparentes y, así pues, muy difíciles de detectar. Algunas no son ni siquiera visibles sobre las placas fotográficas, y sólo aparecen indirectamente, por medidas de fluctuaciones de la densidad de estrellas en el cielo.

Este problema de detección tiene una consecuencia importante: sólo somos capaces de distinguir las galaxias enanas en nuestra vecindad inmediata. Esto plantea, obviamente, un problema cuando se trata de evaluar algunos factores, como la abundancia de galaxias enanas en el Universo y su contribución a la masa de éste. Sin embargo, a causa de su masa muy baja, sería necesario verdaderamente un número gigantesco de galaxias enanas para tener un efecto apreciable sobre la masa del Universo, lo que apenas parece posible.

 

eso9920a

 

Un ejemplo de galaxia enana, descubierta en 1985 en la constelación de la máquina neumática (Antlia). Esta galaxia, observada aquí por el VLT, es de forma esferoidal más bien que elíptica, pertenece al Grupo Local y contiene cerca de un millón de estrellas viejas. Crédito: ESO / VLT.

Las galaxias elípticas gigantes

Al otro extremo del abanico de las masas, se encuentran las galaxias elípticas gigantes, que pueden alcanzar diez billones de masas solares y son, pues, extremadamente luminosas. Estas galaxias son muy raras y sólo se encuentran en el centro de ciertos cúmulos de galaxias. Se rodean entonces de una multitud de congéneres (del mismo género, de un mismo origen o de la propia derivación) de masa más razonable. Estas otras galaxias, a cada paso cerca del centro del cúmulo, pierden un poco materia y alimentan la gigante, haciéndole finalmente alcanzar una masa increíble.

 

hs-2007-08-a-large_web

 

La galaxia elíptica gigante ESO 325-G004 en el centro del cúmulo Abell S0740, observada por el telescopio espacial. La galaxia se encuentra a 450 millones de años-luz de nosotros y domina el cúmulo por su presencia. Crédito: NASA/ESA/Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

 

Otros tipos de galaxias

El abanico de masa de las galaxias elípticas se extiende, así pues, entre un millón y diez billones de masas solares. Para los otros tipos, por el contrario, la gama es más restringida. Las observaciones muestran que las espirales quedan confinadas en un ámbito entre mil millones y quinientos mil millones de masas solares. Las irregulares son menos masivas por término medio y se distribuyen entre cien millones de masas solares para las enanas y cincuenta mil millones para las más grandes.

 

 

ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA - ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013