galaxia2

INTRODUCCIÓN ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA

VOLVER A PORTADA

HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

SISTEMA SOLAR INTERNO

SISTEMA SOLAR EXTERNO

EL SOL Y LAS ESTRELLAS

FIN DE LAS ESTRELLAS MASIVAS

LA VÍA LÁCTEA

LAS GALAXIAS

EL UNIVERSO

EL BIG BANG

LOS PLANETAS Y LA VIDA

IMÁGENES ASTRONOMÍA

 

LA VÍA LÁCTEA

Las estrellas T Tauri, objetos Herbig-Haro y región HII

 

El medio interestelar
El polvo interestelar
El gas interestelar

La formación de las estrellas
El nacimiento de las estrellas
Las estrellas T Tauri, objetos Herbig-Haro y región HII

La Galaxia
Los primeros estudios de la Vía Láctea
Las Cefeidas y el tamaño de la Vía Láctea
La Galaxia
El centro de la Galaxia

 

 

 

 

 

 

 

236084main_MilkyWay-full-annotated

Mapa de la Vía Láctea. Crédito: NASA/JPL-Caltech/R. Hurt

 

Las estrellas T Tauri, objetos Herbig-Haro y región HII

 

Las estrellas T Tauri

El nacimiento de las estrellas da lugar a algunos fenómenos muy espectaculares. Frecuentemente, la estrella, a punto de alcanzar la secuencia principal, pierde enormes cantidades de gas en forma de vientos estelares, y puede así expulsar una buena parte de su masa. El astro es entonces llamado una estrella T Tauri. Esta etapa se caracteriza por una emisión muy fuerte en el campo infrarrojo, ya que la radiación visible de la estrella es absorbida y luego reemitida por el polvo relativamente frío que la rodea.

Los objetos Herbig-Haro

A menudo, la formación de estrellas está también acompañada de una eyección de gas en forma de dos chorros diametralmente opuestos. Una explicación posible para este fenómeno es la presencia alrededor de la estrella de un disco formado por los residuos de la formación. El gas eyectado por la estrella en el plano del disco es entonces bloqueado, y es sólo en las direcciones perpendiculares a este plano que la eyección es eficaz, de ahí la presencia de dos chorros opuestos.

Sobre la trayectoria de los dos chorros, se encuentran a veces pequeñas concentraciones de gas y polvo. Estas regiones reciben entonces una gran cantidad de energía y se ponen a brillar. Se les llama objetos Herbig-Haro, y pueden dar lugar a espléndidas alineaciones de pequeñas nebulosas brillantes a lo largo de los chorros.

 

9935a

 

Un ejemplo de objeto Herbig-haro, objeto observado por el telescopio espacial: HH 32. Crédito: NASA/STScI

Las regiones HII

Un caso interesante es el de las estrellas más masivas, que sufren un colapso gravitacional extremadamente rápido y alcanzan, pues, su fase estable muy rápido. Nacen entonces estrellas de tipo O o B muy calientes y luminosas. En este caso, una gran parte de la radiación estelar es muy energética y se sitúa en el ultravioleta. Esta luz calienta el medio interestelar alrededor de la estrella. Éste se encuentra esencialmente constituido de hidrógeno ionizado, es decir, de protones y electrones libres.

Cuando un electrón y un protón libres se encuentran, pueden conseguir asociarse de nuevo para formar un átomo de hidrógeno. Este fenómeno se acompaña de la emisión de fotones rojos, y la región que rodea la estrella se pone así a brillar. El resultado es una espléndida nebulosa llamada región HII. Como ejemplo, podemos citar a la famosa nebulosa de Orión, visible a simple vista en la constelación del mismo nombre.

 

eso0949k

 

La nebulosa de la flama, en el centro de la imagen, una región de hidrógeno ionizado por la radiación ultravioleta de la estrella Alnitak que forma parte del cinturón de Orión en la constelación del mismo nombre. Esta región del espacio contiene otras numerosas nebulosas en emisión (como la nebulosa de la cabeza de caballo visible sobre la imagen) que forman juntas la nube o el complejo de Orión. Crédito: ESO and Digitized Sky Survey 2

Las estrellas masivas y luminosas que se encuentran dentro de una región HII constituyen lo que se llama una asociación OB. Generalmente, estas estrellas están débilmente vinculadas por la gravitación, y se dispersan muy rápidamente. Una asociación de estrellas tiene, pues, una duración de vida muy corta, en oposición a un cúmulo que está constituido de estrellas vinculadas por la gravitación y subsiste mucho más tiempo.

Tengamos en cuenta aún que las estrellas masivas son el origen de fuertes vientos estelares y de ondas de choque que favorecen la formación estelar en las regiones vecinas.

 

 

ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA - ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013