galaxia2

INTRODUCCIÓN ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA

VOLVER A PORTADA

HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

SISTEMA SOLAR INTERNO

SISTEMA SOLAR EXTERNO

EL SOL Y LAS ESTRELLAS

FIN DE LAS ESTRELLAS MASIVAS

LA VÍA LÁCTEA

LAS GALAXIAS

EL UNIVERSO

EL BIG BANG

LOS PLANETAS Y LA VIDA

IMÁGENES ASTRONOMÍA

 

LA HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

Tycho Brahe

 

De la antigüedad a la edad media
El movimiento aparente de los planetas
Los principios de la astronomía
La astronomía en Mesopotamia
La astronomía de Egipto antiguo
La astronomía griega
La astronomía en tierra de Islam

La llegada de la astronomía moderna
Nicolás Copérnico
Tycho Brahe
Johannes Kepler
Galileo Galilei
Isaac Newton
La mecánica celeste

El nacimiento de la astrofísica
Las ondas luminosas
El análisis espectral, la temperatura y la composición química
El análisis espectral, el efecto Doppler y otras aplicaciones

La astronomía de los siglos XX y XXI
Anteojos y telescopios
La alta resolución angular
La radioastronomía
La astronomía en otras longitudes de onda
 

 

 

detalle_ocular_telescopio_de_La_Plata

Detalle del ocular del telescopio refractor Gran Ecuatorial Gautier en el observatorio de La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Tycho Brahe

Después del cuestionamiento de la Tierra como centro del mundo por Copérnico, el concepto de inmutabilidad de los cielos, otro trozo de la astronomía de Aristóteles, se derrumbó a finales del siglo XVI.

Una nueva estrella en un cielo inmutable

Esto se produjo en 1572, cuando apareció en el cielo una nueva estrella que fue visible en pleno día durante un mes, y que continuó brillando durante un año y medio. Sabemos hoy que se trataba en realidad de una estrella de nuestra Galaxia que acababa de estallar —una supernova.

Para los astrónomos de la época, que se remitían a la inmutabilidad de los cielos de Aristóteles, este fenómeno sólo podía haberse producido en el interior de la esfera de la Luna, por lo tanto cerca de la Tierra, en el reino de la imperfección y del cambio.

 

Tycho_Brahe

 

Tycho Brahe (Castillo de Knudstrup, Escania, 14 de diciembre de 1546 – Praga, 24 de octubre de 1601) fue un astrónomo danés, considerado el más grande observador del cielo en el período anterior a la invención del telescopio.
Hizo que se construyera Uraniborg, un palacio que se convertiría en el primer instituto de investigación astronómica. Los instrumentos diseñados por Brahe le permitieron medir las posiciones de las estrellas y los planetas con una precisión muy superior a la de la época. Atraído por la fama de Brahe, Johannes Kepler aceptó una invitación que le hizo para trabajar junto a él en Praga. Tycho pensaba que el progreso en astronomía no podía conseguirse por la observación ocasional e investigaciones puntuales, sino que se necesitaban medidas sistemáticas, noche tras noche, utilizando los instrumentos más precisos posibles.
Tras la muerte de Brahe las medidas sobre la posición de los planetas pasaron a posesión de Kepler, y las medidas del movimiento de Marte, en particular de su movimiento retrógrado, fueron esenciales para que pudiera formular las tres leyes que rigen el movimiento de los planetas. Posteriormente, estas leyes sirvieron de base a la ley de la gravitación universal de Newton.
Crédito: Wikimedia Commons

 

Pero gracias a las medidas precisas de la posición de la nueva estrella, el astrónomo danés Tycho Brahe mostró que ésta estaba absolutamente inmóvil y fija con relación a las otras estrellas. Entonces, si la nueva estrella hubiera estado realmente próxima a la Tierra, debería desplazarse en el cielo como los planetas.

Tycho Brahe llega, así pues, a la única conclusión posible: la nueva estrella debía encontrarse mucho más lejos que los otros planetas, en el ámbito de las estrellas. Los cielos no eran entonces inmutables, sino sometidos al cambio como la Tierra, y la duda comenzó a instalarse sobre el dogma de Aristóteles.

Un cometa más allá de la Luna

Estas dudas fueron confirmadas cinco años más tarde, en 1577. Tycho Brahe observó el paso de un cometa brillante y analizó su movimiento. Sus observaciones mostraron que el cometa se desplazaba con relación al fondo constituido por las estrellas, pero mucho más lentamente que la Luna.

El cometa también debía, así pues, encontrarse más allá de la órbita de nuestro satélite, aunque los cometas habían sido siempre considerados como fenómenos atmosféricos.

Las observaciones de este cometa confirmaron, pues, los resultados de 1572, poniendo en evidencia el segundo objeto celeste sometido a cambios.

Las observaciones del cometa fueron todavía más lejos. Al analizarlas, Tycho Brahe mostró que la trayectoria del cuerpo no era circular, sino de forma elíptica (óvalo). El último trozo del pensamiento aristotélico, el movimiento circular de los planetas, también comenzaba a temblar.

El observatorio de Uraniborg

Tycho Brahe acometido en 1576 la construcción de un observatorio en la isla de Ven, Dinamarca. Pasó allí más de 20 años efectuando medidas de la posición precisa de los planetas y las estrellas más brillantes.

 

Uraniborg_main_building

 

El Uraniborg ('Castillo de Urania', en sueco) era un centro astronómico construido como un palacio entre los años 1576 y 1580 por el rey Federico II de Dinamarca y ubicado en la isla danesa de Ven (también conocida como Hven o Hveen). La isla se sitúa en el Öresund entre Selandia y Escania. Su construcción fue dispuesta por el astrónomo danés Tycho Brahe (1546–1601). El palacio Uraniborg recibe su nombre de Urania, musa de la astronomía. El palacio también disponía de laboratorios para trabajos de alquimia, y los jardines fueron cuidadosamente diseñados con patrones geométricos de plantas e hierbas. Siguiendo las ideas de la época, Tycho pretendía vincular el estudio de los astros con el de los metales bajo su influencia. Crédito: Wikimedia Commons

 

Aunque el telescopio y el anteojo astronómico quedaban por inventar, consigue obtener resultados de una precisión inigualada para la época, y pudo establecer un catálogo de estrellas que fue referencia mucho tiempo.

Pero sobre todo, puso a punto un conjunto de observación preciso del movimiento de los planetas en el cielo, que sirvió de base a nuestra comprensión definitiva de las órbitas planetarias, el resultado de los trabajos del astrónomo alemán Johannes Kepler.

 

 

ASTRONOMÍA Y ASTROFÍSICA - ANTONIO HERAS - SON FERRER (CALVIÁ)

Valid HTML 4.01 Transitional

© antonioheras.com 2013